Siris Hernandez.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Una imagen vale + que 1000 palabras.


Caminando por los pequeños senderos que tiene el bosque, me tope con algo muy curioso, y me quede admirada de la confianza y seguridad que aun perduran en algunos pequeños rinconcitos del mundo.
Y se podría decir que la magia de la humildad todavía existe, se preguntaran que fue lo que tanto me impacto de aquel recorrido en una tarde Otoñal? pues ya les digo: Estaba yo tomando fotos cuando sentí el olor de leña quemada, y vi el humo que salia de la chimenea de una muy bonita casa, esta quedaba un poco retirada de la vía principal, pero tenia un camino que conducía hasta ella, exacto en la entrada había una mesa con canastas llenas de diferentes frutas y al lado una pequeña caja para depositar el dinero, lógicamente estaban los precios de lo que se vendía, me sentí como en un cuento, pero lo mas sorprendente....... NADIE ATENDÍA LA VENTA !!!


2 comentarios:

  1. Amiga mía me alegro un montón que te hayas acordado de mi y me hayas escrito, aunque sea un poquito. ¿Como estas?
    Te he escrito a tu correo alguna vez. ¿Te llega?
    Un beso y no me olvides

    ResponderEliminar
  2. Tienes olvidado este blog, ¡probrecito! Es una parte de ti no lo olvides.
    Acuerdate de mi alguna vez. ¿Vale?

    ResponderEliminar